En Desarrollo / Largometrajes / Documentales

HIJA DEL VOLCÁN


2022 / 80′ / JENIFER DE LA ROSA

Sinopsis


23.000 personas murieron tras la erupción del Nevado del Ruiz en Colombia.

Jenifer tenía solo una semana de vida.

Sobrevivió y la adoptaron en España.

30 años después, decide desvelar la verdad sobre sus orígenes, ocultos bajo el fango institucional de la tragedia.

MOTIVACIONES DEL PROYECTO


«Siempre he sentido una desconexión entre cómo soy y cómo me veo.
Mi decisión de crear “Hija del volcán” nació en 2016, y desde entonces no he parado de investigar: de contactar con adoptadas y adoptados, familias adoptantes y familias biológicas, especialistas, asociaciones, ONGs, fundaciones, activistas, instituciones y administraciones de todo el planeta, para poder conocer las múltiples aristas de la adopción internacional entre Colombia y el mundo, y me ha aportado profundidad a la hora de enfrentarme a la  escritura.
Hoy, la película es un largometraje documental que se apropia de diferentes técnicas y las usa para el beneficio de la historia, como son la recreación, la animación en 2d con collage, la infografía, y el uso de material propio y ajeno, para contar con toda la libertad creativa que empodere el guion.
Es mi primer largometraje y es la historia de mi vida. He continuado aprendiendo la mejor forma de relatar la historia que tenía entre manos. Gracias a todos los talleres, programas de mentorización, tutorías, jornadas, festivales y mercados nacionales e internacionales, y al acompañamiento creativo de mi socia y productora, Amaya Izquierdo, ahora, la película, es una historia poderosa y fuerte, singular y única.
Contada bajo mi punto de vista, el de una mujer, adoptada, migrante forzosa, racializada, que ha crecido en una sociedad plural y heterogénea, pero que no se ha dado cuenta de todo lo que era, hasta hace bien poco y que se sintió invisibiliza desde su tierna infancia. Es por ello que me encuentro con la responsabilidad de relatar en mi historia con el objetivo de generar impacto, una reflexión, de causar un debate y de provocar el planteamiento de cambios  legislativos en materia de protección a la infancia, de la adopción internacional cerrada.
Esta película es un viaje de ida y vuelta entre Colombia y España, de construcción de una identidad privada, que se abre al mundo.«

Jenifer de la Rosa [Directora]

PREMIO ZONTA AWARD

DOK LEIPZIG


Premio Señal Colombia

MIRADAS DOC


Premio PNR

MadridCreaLab


DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO


Jenifer, una bebé de una semana de vida, sobrevive a la mayor tragedia natural que ha visto Colombia, la erupción del Nevado del Ruiz, en la que mueren más de veinte mil personas y que deja incontables desaparecidos.
Es adoptada por una pareja española. Crece en Valladolid, en el seno de una familia que le da todo su amor, que le explica acerca sus orígenes a través del álbum de fotos que crearon en su viaje a por ella. Le hablan de Colombia, que es el Amazonas, la selección de fútbol, García Marquez y Shakira. Durante su infancia no entiende por qué es diferente, por qué la insultan por tener los ojos rasgados, la tez morena y el pelo negro. Busca en el espejo a alguien que no encuentra. Fantasea con la idea de una madre que se parezca a ella, y lo mantiene en silencio, avergonzada.
Tiene el hábito de entrar en la habitación de sus padres a hurtadillas y buscar en el armario la carpeta sobre su adopción. Pasa las hojas cuidadosamente para no dejar indicios de su presencia, no sabe cómo asimilar el documento en el que dice que su madre biológica se llamaba Dorián Tapazco, y que su padre murió en la catástrofe, siempre se abruma al leerlo y cierra la carpeta de forma abrupta.
Con la llegada de internet, a los 12 años, no necesita preguntar a ningún adulto, sino al buscador: qué pasó el día que nació, dónde está Colombia, los Andes, el volcán, quién es Omaira Sánchez. Analiza caras de colombianos y colombianas intentando encontrar parecidos. Encuentra cientos de entradas sobre violencia, narcotráfico, guerrillas, prostitución. Le abochorna esa información. Para intentar ocultar sus rasgos, se tiñe de rubia, usa lentillas grises, no toma el sol. Decide viajar. Fuera, se empieza a aceptar como colombiana y adoptada.
Con treinta años y la firme determinación de saber qué ocurrió con su madre, Jenifer regresa a Colombia en su cumpleaños. Acude al aniversario de la tragedia de Armero, donde descubre que existen familias que acuden cada año intentando encontrar a hijos, hijas, hermanos, sobrinas, que desaparecieron y no han podido encontrar. Algunos de ellos tienen pruebas de que sus hijos estaban vivos, bien porque sus nombres habían aparecido en las listas de sobrevivientes, porque vieron sus fotos en la prensa o siendo rescatados, porque aparecieron en la televisión como menores no acompañados -NN- que no recordaban o no sabían decir su nombre o apellidos, dónde vivían… pero una vez que preguntaban por ellos, o llegaban al lugar donde supuestamente estaban, ya no los encontraban.
Todas estas familias se reúnen en torno a una persona, con la que coincide Jenifer: el director de la Fundación armando Armero, Francisco González, quien dedica su vida a recolectar todas estas historias y tratar que no caigan en el olvido. Gracias a la colaboración con una clínica, ha ido creando una base de datos con la información y el ADN que le dan voluntariamente las madres y padres que buscan a sus correspondientes hijas e hijos. Jenifer, impactada, decide buscar más documentación sobre su adopción, pero la burocracia es interminable y cada vez que se acerca a la verdad, hay información que le falta o es errónea: es un callejón sin salida.
De regreso a España, vuelve a casa de sus padres en Valladolid. Les oculta que ha viajado a Colombia y la realidad con la que se ha topado, les dicie que ha estado trabajando en Portugal. Está muy cansada. Solo quiere descansar a su lado. La reciben con los brazos abiertos y ella, de nuevo a hurtadillas, vuelve a entrar en el cuarto de sus padres en busca de esa carpeta sobre su adopción, buscando comprenderla de nuevo.

descansar a su lado. La reciben con los brazos abiertos y ella, de nuevo a hurtadillas, vuelve a entrar en el cuarto de sus padres en busca de esa carpeta sobre su adopción, buscando comprenderla de nuevo.
De vuelta a Madrid, donde vive, continúa su investigación. Encuentra videos de familias que buscan a sus hijos desaparecidos y de otros adoptados y adoptadas que creen ser de Armero y que podrían tener a sus madres y padres vivos. También descubre la relación de la trata de niños con las catástrofes naturales, a través de casos como la intervención de UNICEF en los terremotos de Nepal de 2015, el reconocimiento del tráfico de niños por parte del primer ministro haitiano tras el terremoto de 2010, o el tsunami de Sumatra en 2004.
Pasan los meses y vuelve a introducir en el buscador el nombre de su madre. Encuentra un artículo reciente en el que una mujer colombiana, Ángela Rendón, busca a su madre, Dorián Tapasco, quien la dio en adopción. No se lo puede creer. Revisa los documentos en los que dice que es la primera hija de Dorián. No puede dormir. Comienza a creer que Dorián Tapazco podría ser una Jane Doe, un nombre que se utilizaba para poner en el registro el nombre de la madre en el caso de no tener una. Quiere creer eso antes de romper con la idea de ser hija única.
Emprende un nuevo viaje a Colombia, donde conoce a Ángela, quien viaja toda la noche para conocer a Jenifer y hacerse la prueba de ADN. Ángela está ilusionada con la idea de tener una hermana, pero Jenifer mantiene las distancias y le dice que solo la ciencia podrá decir si tienen alguna relación sanguínea. Se despiden.
Mientras espera el resultado, Jenifer trata de redescubrir su país. También presiona al ICBF para que le den su expediente, que pidió ya hace dos años y aún no tiene. Lo consigue tras estar todo el mes llamando a diario.
Un día, a punto de acostarse en su albergue, se va la luz, siente un temblor en el edificio y le llaman por teléfono. Es Francisco, de la Fundación, tiene noticias… Los resultados del test de ADN. Ángela es su hermana. Jenifer llora.
A la mañana siguiente, recibe en un aséptico mail los documentos de su adopción, y descubre que su madre, podría haberse cambiado su nombre por el de María Susana Romero Mejía. Acude a la Registraduría, y tras explicar su situación, le muestran dos fotos de ella, su teléfono, y su dirección, a 500 kilómetros de Bogotá. Casualmente vive cerca de su hermana, a menos de 20 kilómetros, así que emprende un viaje al norte del país.
Jenifer conoce la ciudad en la vive su hermana, Barrancabermeja, “tierra de fuego” expresión que comprende al llegar a la ciudad y sentir la temperatura a orillas del río Magdalena. Pasa unos días allí, conociendo a sus sobrinas, viendo el día a día de alguien con quien guarda lazos de sangre. Intentando activar un vínculo que podía haber sido bonito de pequeña, tener una hermana, pero que en ese momento de su vida, le trastoca más que agrada. Quiere encontrar culpables, así que le pide a Ángela los documentos de su adopción, y aunque tiene muy pocos, le sirve para poder comparar que sus madres, en el papel, poco tienen en común.
En el día de su cumpleaños prefiere mentir a Ángela y no contarle sus planes. Dice que se va de excursión, pero en realidad, decide acudir personalmente a la puerta de María Susana el día de su 35 cumpleaños, pero la mujer le asegura no ser su madre. Le explica que perdió la cartera con su DNI en aquella época, y quizá alguien pudo haberlo usado, lo sentía mucho. Ante esa respuesta, una desesperada Jenifer hace una pegada de carteles por la ciudad pidiendo información sobre su madre.

Jenifer regresa a Valladolid y por primera vez habla a sus padres de su viaje, pero no de su hermana. Les lleva un regalo. Su madre le dice que todo lo que ha hecho le parece normal y bien, comprende que quiera buscar sus raíces, conocer el país en el que nació. Regresa a Madrid decidida a encontrar a cada una de las personas que aparecen en su expediente de adopción. Busca a la socorrista de la Cruz Roja, Yolanda Berrios Loaiza, encuentra muchos perfiles, a todos les contacta. Vuelve a realizar su búsqueda recurrente: Dorián Tapazco. Ahora encuentra muchos resultados sobre el reencuentro entre ella y su hermana. Entra en los grupos privados de Facebook de la diáspora colombiana de adoptados, buscando apoyo.
Hay muchos, de diferentes edades, países, y cuyo idioma compartido es el inglés, no el español. Estas otras historias le muestran que la suya no es aislada. Encuentra patrones: el álbum de fotos de su viaje a por ellas, cómo no se han sentido identificadas con la persona que veían en el espejo, los insultos de niños por ser diferentes, la negación de sus orígenes, crecer buscando a sus madres biológicas y sentirse culpables por hacerlo. La soledad y el abandono son sus heridas primarias. No son ni de aquí ni de allí, tienen que justificar siempre su nacionalidad.
Jenifer no puede volver a Colombia para cumplir con su objetivo de hablar con todas las personas de su expediente debido a la crisis sanitaria que encierra a España desde marzo de 2020. Se prohiben los desplazamientos, los países se confinan. Hay un uso masivo de internet, la desidia hace que mucha gente vuelva a entrar en sus perfiles de Facebook. Yolanda Berrios, la socorrista de la Cruz Roja que la cuidó, responde a su solicitud de amistad.
A la par, desarrolla una relación fuerte con otras cuatro adoptadas: Jenn Coffey, quien hace un vídeo que se convierte en viral en el que busca a su madre biológica. Yennifer Villa, fotógrafa y activista que quiere visibilizar a las madres biológicas colombianas que no quisieron dar en adopción a sus hijos. Carolina Skydberg escritora afincada en Suecia que habla sobre la integración de la familia biológica y la adoptiva bajo un mismo paraguas, y Marcia Engel, que vive en Países Bajos y es la fundadora de la ONG Plan Angel, que ayuda a adoptados en su búsqueda de orígenes.
Yolanda y Jenifer se reencuentran por videollamada. Yolanda siempre tuvo presente en a esa bebé de la que cuidó durante meses, y a la que quiso adoptar y no dejaron por ser soltera y colombiana. Jenifer despertó el instinto maternal en Yolanda, que tuvo un hijo al año siguiente. Él, también presente, corrobora su historia, le dice que para él es una hermana. Sobre Dorián, Yolanda explica que llegó muy afectada por la tragedia, había perdido a toda su familia y a su marido, solo le quedaba ella, y decidió volver a rescatar algo del lodo… y nunca más volvió. Jenifer por fin habla con alguien que conoció directamente a su madre.
Una noticia de última hora hace que Jenn, Marcia, Carolina, Yennifer y Jenifer se pongan en contacto en una videollamada: Países Bajos suspende las adopciones internacionales cerradas. Un comité independiente ha concluido que hubo irregularidades en los procesos de adopción entre 1967 y 1998 llevadas a cabo en varios países, entre ellos Colombia, y que los adoptados «merecen reconocimiento por los errores del pasado», además de ayuda psicológica y económica para la búsqueda de sus padres biológicos. Juntas, planifican acciones para visibilizar este informe en sus países, en los que ven preciso cambiar las regulaciones de seguimiento de adopciones internacionales.
Jenifer descubre que su familia ahora está formada por muchas personas que le han ido aportando cariño, amor y apoyo a lo largo de su vida. La familia es orgánica y viva, entiende el por qué de su positivismo ante la vida, que se sustenta en una familia ampliada, consanguínea o no, y en el apoyo de todas las personas que pasaron por su vida.

DATOS TÉCNICOS


TÍTULO – HIJA DEL VOLCÁN
DIRECTORA Y GUIONISTA – JENIFER DE LA ROSA
GÉNERO – LARGOMETRAJE DOCUMENTAL
DURACIÓN ESTIMADA – 80 MIN
FORMATO – 1.85:1 / COLOR
PRODUCTORAS ESPAÑA – MAYÉUTICA PRODUCCIONES, AUNA PRODUCCIONES, SOLITA FILMS
PRODUCTORA MÉXICO – CEBOLLA FILMS
PRODUCTORES – AMAYA IZQUIERDO, VANESSA PÉREZ, SAMUEL KISHI,
JOSE ESTEBAN ALENDA
DIRECTORES DE FOTOGRAFÍA – ISABEL RUIZ RUIZ, ANDRÉS GUTIÉRRES
COMPOSITOR – KENJI KISHI
ANIMADOR JEFE – SAMUEL KISHI
JEFE SONIDO – ROBERTO FERNÁNDEZ, SEBASTIÁN PÉREZ BASTIDAS
MONTADORES – JOSÉ MANUEL JIMÉNEZ, RAÚL DE TORRES
DISEÑO DE SONIDO – ODÍN ACOSTA
CON EL APOYO DE – JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN / VALLADOLID FILM OFFICE







Leave a reply


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *








Recent Portfolios