En Desarrollo / Largometrajes

LA PECERA


2022 / 95′ / GLORIMAR MARRERO

SINOPSIS


Tras años de remisión, el cáncer de Noelia se está extendiendo.

Cansada del tratamiento, regresa a su Vieques natal, un paraíso puertorriqueño con aguas llenas de vida que esconden toneladas de contaminación militar dejada por el ejército de USA tras probar armamento en la isla durante décadas.

Ante la insistencia de su familia en controlar cada aspecto de su vida por su enfermedad, Noelia busca vías de escape que nadie quiere aceptar.

El anuncio de la llegada del huracán Irma pone un límite inevitable a su familia para aceptar las decisiones de Noelia.

MOTIVACIONES DEL PROYECTO


«En mayo de 2013 mi madre murió de cáncer colorrectal. En el mes de octubre de ese mismo año, me volqué a escribir la primera versión del guión de La Pecera. En ese momento anhelaba narrar una historia vinculada a la enfermedad y al proceso del fin de la vida, pero no quería trabajarlo desde una perspectiva biográfica. La historia de la isla municipio de Vieques, al este de Puerto Rico, me inspiró y se convirtió en el espacio natural ideal para este relato que habla de los síntomas de la colonia en el cuerpo de una mujer puertorriqueña llamada Noelia. Desarrollé el espacio ambiental de este drama intimista en Vieques, Puerto Rico, isla municipio que, desde mi punto de vista, es la manifestación de uno de los peores resultados de la relación política de Puerto Rico con Estados Unidos. Vieques sirve además como metáfora para expresarme en torno a mi doble condición de puertorriqueña y nacionalista que cree en la independencia de su país. Vieques representa para mi “una colonia dentro de otra”.

En Vieques, la Marina de Guerra de EE.UU. realizó prácticas militares por más de seis décadas. El impacto ecológico, cultural y social de estas prácticas no tiene precedentes, al punto de que ha convertido al territorio viequense en una de las zonas de mayor concentración de cáncer en el país y causado un fuerte daño, que afecta y altera la vida de sus habitantes. El resultado de estas prácticas militares no solo incide en los habitantes de Vieques y Puerto Rico, ya que las aguas viequenses son parte de la Cuenca del Caribe y esto podría amenazar a la salud pública y ambiental de toda la comunidad caribeña. 

La historia cinematográfica puertorriqueña cuenta con alrededor de sesenta títulos en obras de ficción. Sólo cuatro han sido dirigidas por mujeres. Esto me urge a contar no solo una historia sobre un personaje femenino, sino a encaminar todo un proyecto realizado con una visión autoral femenina. 

Con este proyecto busco deconstruir y resignificar la muerte de mi madre a través de un personaje que recibe la misma noticia que ella, pero que toma decisiones distintas. Mis vivencias con la enfermedad y con las manifestaciones de la colonia puertorriqueña me inspiran a contar esta historia. La Pecera, con el agua estática, simbólicamente revela el estancamiento de un país y la asfixia que pueden llegar a provocar la negligencia, el abandono y la indiferencia gubernamental. 

Considero urgente apelar a este tema en el momento histórico en que Puerto Rico se encuentra: tras el colapso económico del país en el 2006, en el 2016 se instauró la Junta de Control Fiscal nombrada por el Congreso de los Estados Unidos, organismo que controla el presupuesto del país. En el 2017 pasaron los huracanes Irma y María dejándonos en un desasosiego que todavía hoy prevalece, y el 6 de enero de 2020 ocurrió un terremoto 6.9 en el sur de la isla. Puerto Rico es azotado por fuerzas políticas, naturales y económicas, y nuestros relatos son invisibles ante el mundo. 

La Pecera es una alegoría de los síntomas que produce el coloniaje del cuerpo, del espíritu y de la autodeterminación. La enfermedad es la metáfora de nuestra historia. Vieques es la representación isleña de la enfermedad, la decadencia social producto de la colonización política y, también, de la esperanza. Es así como este relato intimista viequense representa el duelo colectivo a través de la mirada de Noelia, ese que no queremos mirar y que tenemos de frente.«

GLORIMAR MARRERO [Directora]

TFI Latin America Fund

TRIBECA FILM INSTITUTE


Premio MAFF - EAVE

FESTIVAL DE CINE ESPAÑOL DE MÁLAGA


DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO


En el relato, Noelia transita las etapas del duelo al recibir la noticia de su metástasis y descubre que su cuerpo es, como Vieques, un cuerpo colonizado. Así, decide ejercer su autodeterminación para contrarrestar la asfixia que siente ante su tratamiento y su pareja, Jorge, que la sobre-cuida insistentemente, atentando contra su libertad y sus deseos.

Noelia regresa a la casa de su madre a ejercer su deseo en el tiempo que le queda. Es un regreso a una tierra donde todavía habita la contaminación que produjo su enfermedad, en medio de la incertidumbre por la falta de servicios médicos en la isla. Es irónicamente en el espacio más contaminado donde Noelia encuentra su propia autodeterminación. Mediante el punto de vista de Noelia nos adentramos al escenario viequense y descubrimos verdades no dichas sobre la isla ignorada. Durante el desarrollo medular de la película -en un segundo acto marcado por la llegada de Noelia a Vieques- descubrimos su proceso como metáfora de la propia enfermedad viequense, reforzado por su relación con su madre, que trabaja limpiando la isla de la contaminación existente. Los encuentros de Noelia con los caballos realengos de Vieques son simbólicos para ella, al tratarse de animales libres que no se han dejado domar. Asimismo, la bahía bioluminiscente juega un rol importante al ser uno de los cuerpos de agua que Noelia navega, encontrando que el brillo sigue allí. La búsqueda de Noelia de nuevos espacios donde ejercer su derecho a decidir sobre si misma sin que nadie le fiscalice, recorre toda la trama, hasta llegar a un tercer acto de cambio de actitudes y de aceptación, también, por parte de quienes la rodean.

La obra inicia con un preludio que alude al paso de los huracanes Irma y María por Vieques. La imagen refiere a un espacio bélico, como Vieques, una isla que fue bombardeada, como en una guerra. El relato finaliza con el sonido del viento por la llegada de Irma. Este evento atmosférico es el eje estructural central del cierre de la película, vinculado a la naturaleza.

DATOS TÉCNICOS


TÍTULO – LA PECERA
DIRECTORA Y GUIONISTA – GLORIMAR MARRERO
GÉNERO – DRAMA
DURACIÓN ESTIMADA – 95 MIN
FORMATO – 1.85:1 / COLOR
PRODUCTORA ESPAÑA –  SOLITA FILMS
PRODUCTORA PUERTO RICO – CANICA LLC
PRODUCTORES – AMAYA IZQUIERDO, CAMILLE VANDENBUNDER, GLORIMAR MARRERO, JOSE ESTEBAN ALENDA

DISTRIBUIDORA ESPAÑA – ELAMEDIA
LUGAR DE RODAJE – SAN JUAN, VIEQUES (PUERTO RICO)
IDIOMA – CASTELLANO
ESTATUS – PREPRODUCCIÓN
CON EL APOYO DE – PROGRAMA IBERMEDIA / ICAA







Leave a reply


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *








Recent Portfolios